Consejos para negociar una renta más baja

Consejos para negociar una renta más baja

Consejos para negociar una renta más baja

Al buscar apartamentos en alquiler Guatemala siempre querrás conseguir los mejores precios o renta más económica. En www.citymax-gt.com te damos algunos consejos para negociar una renta más baja. Nunca conseguirás pagar menos si no lo preguntas, por eso estas recomendaciones te serán muy útiles.

Negociar como herramienta para ahorrar

Saber cómo negociar la renta te ayudará a ahorrar una buena cantidad de dinero al año. La mayoría de las personas piensan que no vale la pena el esfuerzo, pero lo cierto es que sí. Recuerda que el monto del alquiler que ves en los avisos no es siempre fijo, podrías conseguir descuentos.

Estamos acostumbrados a pensar en la negociación solo al momento de comprar una propiedad. Pero, lo cierto es que al alquilar también puedes hacerlo. Lo importante es saber bien cómo hacerlo y llevarlo a cabo de la mejor manera.

Las personas se coartan de negociar por varias razones, primero porque no piensan que pueden. Segundo, porque creen que es algo agresivo o de mal gusto. Tercero, creen que no saben hacerlo.

Sin embargo, debes entender que la negociación no se trata de una demanda o una obligación de lograr lo que quieres. Este tipo de discusiones realmente no implica una pelea o que la otra persona es un adversario. Sino que la idea es encontrar un punto medio que beneficie a ambas partes.

Básicamente la negociación se trata de entender las intenciones de la otra parte y ofertar de acuerdo con esto. La idea es que tanto arrendador como arrendatario se puedan beneficiar al regatear inmuebles en Guatemala.

Consejos para negociar una renta más baja

Negociar el monto de la renta no se refiere solo a cuando estas firmando un contrato nuevo. Sino que también es una opción al momento de renovar un contrato. Se trata de saber conversar, dar y ceder para lograr objetivos.

Conoce el mercado de alquiler

Lo primero que debes hacer es ver alrededor. Es decir, conocer los precios de los apartamentos cerca del que deseas alquilar o en el que ya estás. Compara los que son iguales, es decir, misma cantidad de habitaciones o iguales amenidades. O,  si estás interesado en una propiedad en un complejo nuevo, tendrás que ver los desarrollos más recientes en el área.

Al hacer la comparación debes saber cuáles son las amenidades y características disponibles, solo así podrás comparar dos propiedades.

Toma en cuenta que la cifra de la renta de una propiedad no es un secreto, si ves un aviso por internet, por ejemplo, en www.citymax-ant.com verás el monto de las casas en alquiler en Antigua Guatemala disponibles. Entonces, puedes ir buscando y anotando.

Si en esa búsqueda te encuentras con una propiedad con un monto menor que la que estás negociando, toma nota de los detalles. Tenlos a mano cuando vayas a negociar.

Una renta más baja en apartamentos similares es una buena herramienta para negociar un precio más bajo para tu contrato.

negociar apartamentos

Véndete cómo un buen inquilino

Si viviste por algún tiempo en otra propiedad, pide a vecinos o a tu anterior casero una carta de recomendación. Que hablen bien sobre ti y tus buenas conductas. Este tipo de respaldo te ayudará a negociar una renta más baja.

Consigue cartas que hablen de tu buen carácter, incluso de tu jefe, de la Iglesia. Cualquier cosa que indique que eres una buena persona, que siempre pagas a tiempo, que eres respetable, será de ayuda en la negociación.

Recuérdale al propietario que eres un buen inquilino, que tienes buena historia de alquiler de apartamentos en Guatemala. Si estás renovando dile que siempre has pagado a tiempo o que tienes el lugar en buenas condiciones, que has trabajado en la comunidad, ayudado a vecinos, etc.

Haz una oferta y sé creativo

Probablemente querrás decir quiero un descuento de 20 %, pero debes estar dispuesto a dar algo a cambio.

Piensa como un gerente. ¿Cómo negociar? La idea es ofrecer cosas a cambio, por ejemplo, puedes si no tienes carro y el apartamento tiene espacio de estacionamiento, renuncia a este a cambio de un descuento. O puedes ofrecerte como voluntario para desempeñar labores sociales.

Incluso, puedes ofrecerte a firmar un contrato más largo. No tengas miedo de preguntar que quiere el dueño de la propiedad. Si es más flexible tienes muchas opciones, algunas son:

  • Paga meses por adelantado.
  • Ofrece a extender el período de aviso antes de terminar el contrato de 30 días a 60 o 90 días.
  • Promete no fumar en el apartamento.
  • Promete no tener animales dentro de casa, incluso si el contrato dice que está permitido.

Conoce lo que quieres

Si llegas a la negociación sin un número, es decir, sin el monto al que deseas llegar, estarás a merced del dueño. Esta persona liderará la conversación. Y no querrás que esto pase.

Cuando sabes lo que quieres, no solo podrás comunicar tus deseos, sino que podrías demostrar por qué esa persona debería aceptar tu petición. Es un paso simple pero importante, determinar exactamente la reducción de la renta que quieres.

Sé sensato y pide un descuento adecuado a la realidad. Ya hiciste la investigación en el área y sabes cuáles son los precios. No pidas demasiada rebaja, porque podrás ser mal visto. Lo mejor sería llevar un par de propuestas con montos exactos.

Demuestra un compromiso

Si tu plan es quedarte en el apartamento por dos o tres años, o más… esto es un beneficio a la vista del propietario. Cuando un arrendador tiene que poner en el mercado un apartamento año tras año, el o ella, pierde mucho dinero en los costos de la transacción, que incluyen limpieza, asesores inmobiliarios, abogados para el contrato, entre otros.

Además, el arrendador tiene que invertir tiempo en encontrar un nuevo inquilino. Por tanto, una carta bajo la manga para la negociación es decir que te quedarás un buen tiempo en la propiedad. Eso hablará en tu favor.

Habla cara a cara

Mantén la discusión tan educada y amigable como sea posible y esto será más fácil lograrlo si están en el mismo sitio, conversando frente a frente. Haz una cita para hablar con el dueño en persona, es mejor que pedir un descuento vía telefónica.

Cuando se encuentren comienza la conversación preguntando al propietario por un consejo, en lugar de decir solo lo que quieres. Por ejemplo, puedes decirle, “me gusta mucho vivir aquí y no quiero mudarme, pero he visto que hay rentas más baratas en otros edificios cerca”.

Si es posible haz preguntas adicionales para conocer un poco más al dueño y así sabrás cómo negociar. Evita hacer amenazas o demandas, porque no estás en posición de hacerlo.

Consejos generales para negociación cara a cara:

  • Ve a la negociación bien preparado.
  • Sé asertivo pero calmado.
  • No tengas miedo de preguntar lo que quieres.
  • Al principio pregunta por un descuento en el precio.
  • Nunca aceptes la primera oferta.
  • Ten una actitud positiva.

Sugiere un descuento temporal

Pide considerar una reducción del monto del alquiler por un período específico, podría durar 6 meses, por ejemplo. Aclara que la renta regresará a un monto luego de terminar esos meses. O, podrías firmar el contrato por un año y al renovar el contrato firman por una tasa más alta.

Poner énfasis en un descuento no permanente te ayudará a utilizar ese dinero para pagar otros gastos y resultará en una mejora de tu historial crediticio.

Mantén la mente abierta

Cuando negocias recuerda que la otra persona con la que estás hablando también tiene necesidades. Sé tan mente abierta como puedas y está dispuesto a hacer compromisos, pero también deberás ser asertivo.

Como ya dijimos ten algo que ofrecer, por ejemplo, podrías ofrecer encargarte del mantenimiento de una parte de la propiedad que generalmente debería hacerlo el dueño. O firmar un contrato por un período más largo.

Si te das cuenta que el dueño no quiere bajar el monto de la renta, entonces pídele que pague algo. Por ejemplo, el impuesto del espacio de estacionamiento. O que repinte todo el apartamento.

Podrás conseguir muchos beneficios si sabes negociar. Si pides de buena manera podrías obtener lo que deseas o algo muy cercano a tus requerimientos iniciales.

Prepárate para el fracaso

Si la negociación no va bien, considera cuáles son tus opciones. Si igualmente alquilarás sin importar que no haya descuento o si empezarás a buscar otra propiedad. Piensa si el dueño conseguirá otro inquilino rápido… o si para él o ella será más barato encontrar un nuevo arrendatario que darte una rebaja.

Si tu negociación con el propietario no va bien debes tener un plan B listo. En cualquier negociación debe haber varias opciones, la parte con más opciones tendrá más probabilidades de ganar.

Déjale saber al dueño que tienes varias opciones si no acepta tus requerimientos. A veces el hecho de que sepan que puedes irte motiva al dueño a darte lo que quieres. O a estar más dispuesto a negociar.

Estos consejos para negociar una renta más baja te serán de utilidad a la hora de firmar o renovar un contrato de alquiler en Guatemala. Recuerda que si necesitas ayuda para encontrar una propiedad o para poner la tuya en el mercado puedes contactarnos.

negociacion-infografia

Fuente infografía

No hay comentarios

Publica una respuesta

0 0 0 0